Skip to main content
Argentina

Robots, sensores y códigos QR para expandir los límites de la ganadería

Rural Argentina venta de fincas Agrícolas y Ganaderas publica esta interesante nota del diario La Nación

 

LA NACION

Carlos Marin Moreno

 

Cámaras para medir el peso vivo

Igual que la agricultura, en los últimos tiempos la ganadería está siendo proyectada hacia una situación superadora por una constelación de aplicaciones, robots, sistemas digitales de recopilación de información, sensores que disparan alertas que evitan inconvenientes en las instalaciones, etc., que presentan indiscutibles ventajas sobre el sistema productivo tradicional, a la vez que simplifican el trabajo de los encargados del monitoreo de la hacienda.

Las locomotoras de este tren que irrumpe en los campos ganaderos sin pedir permiso fueron las caravanas inteligentes, que permitieron registrar los datos de producción de cada individuo, y las imágenes satelitales para medir la producción de forraje, pero recientemente se agregaron muchos otros vagones.

Para conocerlos más en detalle, Lara Botham, técnica del área de ganadería de CREA, enumeró las nuevas tecnologías que ofrece el mercado para mejorar los resultados de la producción ganadera. Estas abarcan distintos campos, como la gestión de la alimentación de los vacunos, las tecnologías para el seguimiento individual de los animales y las herramientas para mejorar el manejo de rodeos. Algunas ya se difundieron entre los productores de punta y otras están en etapas de testeo. A continuación, se presentan las más promisorias.

Mediante geoposicionamiento se pueden conocer los movimientos

Dentro de las tecnologías para la gestión de la alimentación, Kelpie es un software para la medición y gestión de los recursos forrajeros en planteos de base pastoril. Mediante esta plataforma, el productor incorpora los datos forrajeros y de los animales y el software permite generar indicadores productivos, hacer planificación de los circuitos de pastoreo y contrastar la planificación teórica con la realidad el establecimiento.

Por otro lado, Seguimiento Forrajero Satelital es un desarrollo de CREA que, mediante la digitalización del establecimiento y con la información de uso de los lotes, predice de la tasa de crecimiento de los recursos forrajeros. Con esos datos, y con información histórica, se puede realizar la presupuestación forrajera anual y ajustar mes a mes los circuitos de pastoreo de las distintas rotaciones. También permite algunos análisis complementarios, como el cálculo de la eficiencia productiva considerando los kilos de carne producidos respecto de los kilos de pasto generados.

Robots en comederosShutterstock

MaiaGrazing es un software australiano de gestión forrajera que pronostica el rendimiento futuro de un recurso en función de la productividad del establecimiento y de los escenarios de lluvia esperados.

Dentro de esta categoría de tecnologías también se incluye el robot alimentador que permite disminuir los desperdicios en los corrales. Es un desarrollo holandés, útil donde la ración no se suministra en comederos, sino dispuesta en el suelo a lo largo del corral. El robot vuelve a su lugar lo que los animales no consumen y permite lograr mayor eficiencia de conversión del alimento en carne.

Mientras los recorre, el robot autónomo lee los comederos del corral

Otra alternativa disponible es el robot autónomo, un desarrollo australiano que “lee” los comederos del corral mientras los recorre. También se están usando drones para relevar el score de bosta y la condición corporal de los animales. Con estas herramientas se reduce el trabajo de los operarios que reparten alimento en los feedlots.

Los comederos con sensores son un desarrollo del INTA y Hook, que permite determinar el consumo por día de cada animal mediante caravanas electrónicas o chips. Las mediciones también permiten determinar la eficiencia de conversión de alimento en carne y elegir toros que den terneros con los mejores datos en ese parámetro.

Los sensores de bebederos informan las bajas del nivel de agua por alguna falla de abastecimiento o por pérdidas. También hay sensores del nivel de tanques con flotante que, ante anormalidades, lanza una alarma que activa la bomba para volver a cargarlos.

Los sensores de bebederos informan las bajas del nivel de agua en caso de fallas

Las tecnologías de seguimiento individual de animales incluyen una serie de herramientas que ya están disponibles comercialmente y son usadas por los productores de punta. Según informó Botham en una reciente Jornada de Actualización de los CREA del NOA, entre ellas figuran la caravana electrónica y el bastón lector, que permiten relevar la información de cada individuo. También se incluye la balanza electrónica, que permite cargar datos de pesadas, sexo del animal, raza, biotipo y características hereditarias. Por otro lado, la jeringa inteligente es un desarrollo argentino que colaboradora con la recopilación de datos sanitarios de cada animal.

Cattler es un software para la gestión de la producción ganadera que permite utilizar los datos que generan las herramientas anteriores. Es un desarrollo argentino que articula de manera fácil los registros de las caravanas y balanzas, y facilitar el análisis y la gestión de toda esa información para tomar decisiones.

Para asegurar la trazabilidad de la cadena comercial de la carne y responder a los pedidos de transparencia del consumidor final, desde la genealogía a la góndola, últimamente surgió el concepto de Blockchain, sinónimo de trazabilidad de la cadena. Por ejemplo, con un código QR en la etiqueta se informan todos los procesos que suceden desde el nacimiento de un animal hasta llegar a un corte en una góndola. Ejemplos estas tecnologías son Carnes Validadas y Pilagá Carnes. Es decir, las tecnologías que garantizan la trazabilidad del proceso permiten ofrecer un producto con información segura, que da la posibilidad de negocios específicos con plus de precios, para consumidores también específicos.

Otras tecnologías que se incluyen en esta categoría son las cámaras 3D, que estiman el peso vivo y la condición corporal de cada animal al paso, y la balanza con cámara de monitoreo, auto pesaje y aparte automático. Las mediciones se realizan cada vez que un animal va a la aguada o pasa por una tranquera y permiten reclasificar los rodeos según el peso o los datos incluidos en la caravana, y hacer una mejor gestión de la producción.

Calidad de la carne

En Australia ya se está midiendo la calidad de la carne vacuna en vivo mediante una aplicación que se carga en un smartphone. Con ese sencillo sistema se puede medir la grasa intramuscular y su color, el tamaño del área del ojo del bife, etc.

Las tecnologías para mejorar el manejo de rodeos incluyen drones y alambrados virtuales. En ganadería, los drones se pueden utilizar para detectar y arrear animales que están en áreas de difícil acceso. También se han desarrollado robots que detectan animales enfermos y que colaboran en el movimiento de vacunos entre lotes.

Los alambrados virtuales son un desarrollo argentino que permite contener los animales en un perímetro determinado. En esencia, el proceso comienza con la digitalización de un perímetro dentro del cual se tienen que mantener los animales. Luego se les colocan collares, que emiten alarmas y una pequeña descarga eléctrica al llegar al límite del perímetro establecido. El proceso se facilita con animales madrina. Esta tecnología también permite el arreo de los animales mediante alarmas sonoras, para mover.

Ganadería en modo expansivo

Paso a paso

El consultor Matías Canosa indica que las nuevas tecnologías ganaderas, principalmente las de índole digital, permiten ajustar el foco en la individualización de los animales y en su performance productiva, algo mucho más preciso que manejar globalmente tropas o rodeos. La información recopilada es 100% objetiva y evita apreciaciones personales erróneas durante su análisis.

Comederos del corral

No obstante, Canosa también advierte que la incorporación de estas nuevas tecnologías no puede realizarse de manera abrupta, por más convencido que esté quien la impulsa. “Hay que capacitar y motivar al personal en el manejo de cada nueva herramienta y establecer procesos productivos y administrativos que permitan aprovechar los datos que se generan. Si este camino no está asegurado, es preferible seguir con planillas físicas simples, entendibles por todos, que se entreguen el tiempo y forma”, diferencia. Además, por ser procesos en desarrollo, muchas tecnologías que generan información tienen limitaciones de conectividad con otras. El desafío es integrar todos los datos que se generan con distintos dispositivos o aplicaciones provistos por diferentes empresas. Hay que poner todo en un sistema que permita el diálogo entre partes, para evitar cuellos de botella y obtener información final útil para la toma de decisiones empresarias.

“En el terreno práctico, el productor debe comenzar por organizar los procesos y tomar información de manera simple; luego puede incorporar la caravana electrónica e internet en el campo, para estar preparado para adoptar la infinidad de herramientas que se vienen y aprovechar oportunidades”, aconseja Canosa.

Lo que se viene

Además de las tecnologías descriptas en la nota principal, están en etapas de testeo las siguientes innovaciones

  • Reducción de emisión de metano: La máscara para reducir emisiones de metano de los vacunos se basa en la transformación de ese compuesto en dióxido de carbono mediante la oxidación. Se coloca sobre el hocico y funciona con una batería
  • Seguimiento individual:Mediante el geoposicionamiento animal con collares, se puede conocer en detalle el tiempo de consumo, lugar y momento de descanso de cada vacuno en pastoreo rotativo intensivo o en zonas de difícil acceso
  • Feedlots más eficientes:Mediante la espectrometría infrarroja se puede medir la composición química del alimento y de la materia fecal para determinar la calidad y digestibilidad de la dieta en feedlots. Esta herramienta interacciona con la materia por absorción, emisión o reflexión para identificar sustancias químicas
  • Genética a un click de distancia: Se están desarrollando mercados de genética bovina on line. Las cabañas y centros de inseminación ofrecen sus productos (semen, embriones, reproductores) de forma directa a los consumidores durante los 365 días del año mediante una plataforma
  • Frigoríficos automatizados:Se están probando rayos X para evaluar la composición de la res y guiar su corte automático en frigoríficos. Se complementan con cámaras hiperespectrales para medir la composición de la carne y hacer predicciones de su calidad